EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL IES "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 15 de abril de 2018

"Es tiempo de pocas bromas..." y otros poemas de Almudena Guzmán





Es tiempo de pocas bromas,
tiempo de subirse el cuello del abrigo,
como los agentes de la Guerra Fría,
y desaparecer.

Pero las catacumbas ya no son seguras.

Han borrado el pez
y la paloma.

Han pintado la cruz gamada
sobre el ciervo rupestre.


*      *      *      *

SIEMPRE se empieza por una lista.

Jesús estuvo en la lista de los crucificados,
y en una lista pusieron a los armenios,
a los kurdos y a los bosnios.

De Getsemaní al Ararat,
del Gólgota a Sebrenica,
las listas se extienden como un mar de petróleo
por el pergamino del destino del hombre.


*      *      *      *

           BLAS DE OTERO


Cada día veo a más gente que rebusca en los cubos
de la basura.

Yo no sé quién puede ver aún los telediarios
sin que un incendio se le suba por el pecho.

No es la India ni Afganistán ni Perú.

Que trata de España.


          De Zonas comunes, 2011.
En El jazmín y la noche. Poesía reunida (1981-2011), Visor, 2012

----------
Que trata de España es el título de una obra de Blas de Otero publicada
en 1964.


En 2009 Almudena Guzmán vivió la penosa experiencia de ser incluida en el ERE (Expediente de Regulación de Empleo) del periódico en el que trabajaba, experiencia que está en el origen de  su libro Zonas comunes, premio Tiflos 2011. 

La escritora recuerda en su "Inventario", incluido en El jazmín y la noche, la pesadilla vivida en la redacción durante el periodo transcurrido desde la publicación de las listas de incluidos en el ERE hasta la consumación de los despidos. Pronto se le vino a la cabeza el Vía Crucis de Jesucristo, los lager alemanes y los gulag soviéticos, que utilizó en los primeros poemas como metáfora de su propia vivencia, pues, a pesar de las innegables diferencias, encontraba "inquietantes semejanzas entre el clima enrarecido y perverso generado" (miedo, traición, atribución de culpa a las víctimas, ajuste de cuentas) y en la terminología: "selección", "depuración", "excedentes". Después pasó a otras épocas, acontecimientos y personajes de la historia (el Neolítico, Sebrenica, la Revolución Francesa o Darwin):
No era un tótum revolútum: apoyándome en el pasado para mostrar el presente, manejé escrupulosamente todas estas referencias, y muchas más, para dibujar un mapa circular -como la Historia- del sufrimiento humano, tanto colectivo como individual, con nombres y apellidos o anónimo. Pero, mientras pintaba este itinerario del dolor, me sorprendí trazando otro paralelo más esperanzador: el mapa de la lucha del hombre por su dignidad.
El libro se articula en dos secciones: "De lo público" (a la que pertenecen los poemas seleccionados) y "De lo privado". Sobre la primera, escribe el profesor Túa Blesa (El Cultural, 8-7-2011) que lo que los poemas muestran es que "salvo para unos pocos, el tiempo de la explotación, de la penuria, etc. es el tiempo todo, el pasado y el presente", y añade:
Este alegato contra la injusticia, la desigualdad, a favor, podría decirse, de un humanismo de verdad se dice de un modo que incluye numerosas referencias culturales, literarias o históricas y es, por tanto, a la vez una reivindicación de la cultura (o humanismo) y van más allá de ser adornos. Gregorio Samsa, Kropotkin, Dreyfus-Zola, Rousseau, son sólo algunas de las que se insertan, pero estos dos versos: "Envíar currículos griegos /a los fenicios", la cultura frente a los mercaderes, resume bien esta mixtura de realismo y culturalismo que se resume en unos poemas tan efectivos en sus asuntos cuanto poéticos por su dicción, por su ironía.
La segunda sección, en la que también abundan las referencias  culturales (desde Garcilaso de la Vega hasta George Sand, Rubén Darío, Monet y Dersu Uzala, pasando por Demis Rusos o Esther Williams) y no falta la ironía, la atención se centra en el sujeto, que se encuentra en la mitad de la vida, "deshilachada/ raída": la aparición de la primeras canas, el tedio, la tristeza, la infancia perdida, y en el horizonte, el espejismo de la esperanza. Para Xelo Candel Vila (Zonas comunes, en  www.cervantes virtual.com),  el pasajero transita:
De lo histórico a lo individual pero no al revés porque es precisamente esa línea unidireccional la que marca el ámbito de lo privado, la desestructuración de la identidad propia a partir de la desestabilización del mundo.
Candel Vila  incluye Zonas comunes dentro de una nueva poesía social, una poesía comprometida en la que la autora abre su intimidad a las preocupaciones colectivas, en la que "la carga histórica no se deslinda del desarraigo individual".

A la  sección "De lo privado" pertenece el poema "Hoy he descubierto mi primera cana", que puedes escuchar recitado por la autora:



Entrada relacionada:


[Imagen inicial: Sdelbiombo-Blogia]

No hay comentarios:

Publicar un comentario