EL BLOG DE LA BIBLIOTECA DEL I.E.S. "GOYA" DE ZARAGOZA


biblioteca.ies.goya@gmail.com


domingo, 31 de marzo de 2013

"Toast", de Javier Sologuren

Tiziano: "Retrato de mujer", detalle


Toast

La inquieta fronda rubia de tu pelo
   hace de mí un raptor;
   hace de mí un gorrión
la derramada taza de tu pelo.

La colina irisada de tu pecho
   hace de mí un pintor;
   hace de mí un alción*
la levantada ola de tu pecho.

Rebaño tibio bajo el sol tu cuerpo
   hace de mí un pastor;
   hace de mí un halcón
el apretado blanco de tu cuerpo.

(Javier Sologuren, de Bajo los ojos del amor, 1954)

*alción, martín pescador.
   
Del mismo autor puedes leer en este blog "El paso de los años":



miércoles, 27 de marzo de 2013

Del árbol del corazón 4: cuaderno de poesía


El número 10 de los Cuadernos de biblioteca reúne una selección de poemas escritos por el alumnado del IES Goya, bajo la dirección de los profesores Javier Aznar, Esther Herguedas, Josefina López, Marisa Mateo y Jesús Yagüe, en el marco de la actividad denominada "Del árbol del corazón", de la que encontrarás más información en:

De nuevo hemos contado con la inestimable colaboración de la profesora Pilar López en el diseño y maquetación del cuaderno. La ilustración de la portada es un fragmento del cartel diseñado para la actividad por la alumna Pilar Ocaña; el resto de las ilustraciones han sido realizadas por alumnos de la profesora Charo Gracia.

"Las uvas de la ira", de John Steinbeck

Las uvas de la ira es una novela que  a muchos les recordará la situación en la que nos encontramos actualmente en España. ¿Por qué?

Refleja una historia que podría compararse con la de cualquiera de los millones de familias españolas que ansían encontrar un lugar en el que vivir y un trabajo.

Vamos a retroceder 84 años, a 1929. Año en el que Estados Unidos sufrió la  caída de su economía más devastadora en la historia del país, coincidiendo con el comienzo de la Gran Depresión, que causó que el 25% de la población activa estadounidense se quedara sin empleo. Los ciudadanos fueron obligados a abandonar sus casas al no poder pagar sus deudas con los bancos.

Así empieza una gran historia de esperanza. La familia Joad se ve obligada a abandonar su casa por culpa de la sequía y la pobreza que azotaba la árida tierra de Oklahoma.

Tom Joad es un joven que, tras haber cumplido condena en prisión, se entera de que su familia ha abandonado su casa y que vive en el domicilio de un familiar sin saber qué hacer. Viendo a su familia al borde de la desesperación, Tom decide llevarlos a California para conseguir un trabajo del que había oído hablar. Se arman de valor y se disponen a cruzar la mitad del país para encontrar la llamada "tierra prometida".

Los Joad tropiezan con infinidad de dificultades, desde la muerte de algunos miembros, a la lucha por alimentarse  o las averías que sufre el camión. Al llegar a California, Tom y su familia tienen que soportar los continuos rechazos por parte de los empresarios y la segregación por ser inmigrantes, por lo que decide empezar sus propios negocios. Pero se da cuenta de que se está metiendo en problemas al no conocer las leyes del Estado. Un grupo de socialistas a los que algunos llamarán "sucios comunistas" llegarán a su rescate.

Recomiendo Las uvas  de la ira porque, por desgracia, es un libro de actualidad. Refleja muy bien el pasado pero también el presente y, posiblemente, el futuro. El libro presenta las dos caras de la misma moneda: lo peor del ser humano, es decir, la crueldad, el odio, la ira, la venganza... Pero también lo mejor: la fuerza que tiene el ser humano para buscar y encontrar la felicidad. Que es lo que Steinbeck quiere mostrar en la novela, la lucha por la supervivencia. Espero que el libro no se convierta en una realidad.

                                                                       Diego SÁNCHEZ, 3º ESO B


El autor
John Steinbeck (1902-1968), narrador y dramaturgo estadounidense, adscrito por sus novelas al realismo  social americano, recibió el premio Nobel de Literatura en 1962. Estudió  en la universidad de Stanford, pero desde muy joven tuvo que trabajar duramente en  diversos oficios, lo que le permitió entrar en contacto con los desfavorecidos, acerca de cuya situación daría testimonio en sus obras, algunas de las cuales reflejan la miseria en la época de la Gran Depresión.  Se hizo famoso con Tortilla Flat (1935), a la que siguió En lucha incierta (1936),  sobre una huelga de jornaleros del campo en California; De ratones y hombres (1937), su obra más valorada por la crítica, narra la relación de dos trabajadores de rancho de desigual capacidad intelectual;  Las uvas de la ira (1939) provocó encendidas polémicas de carácter político, pero fue galardonada con  el premio Pulitzer en 1940. Del resto de su producción, hay que recordar A un dios desconocido (1933), En los arrabales de Cannery (1945), La perla (1948), Al este del Edén (1952) y el guion de la película ¡Viva Zapata! (1952).

La película
Las uvas de la ira es una de las obras de Steinbeck que fueron  llevadas al cine. La película, de 1940, fue dirigida por John Ford y protagonizada por Henry Fonda. Galardonada con dos Oscars: mejor director y mejor actriz secundaria (Jane Darwell).

La canción de Springsteen
El personaje de Tom Joad y los evidentes paralelismos entre la época de la Gran Depresión y la situación de los años 90 en Estados Unidos, con miles de nuevos desheredados (sobre todo inmigrantes mejicanos) que vagaban de un lugar a otro en busca de trabajo, inspiraron a Bruce Springsteen la canción "The Ghost of Tom Joad" ("El fantasma de Tom Joad"), que dio nombre a su segundo álbum acústico (1995).
Puedes escuchar la canción:



Y encontrar la letra en inglés y en castellano en la página 4 del cuaderno La huella del fantasma:



domingo, 24 de marzo de 2013

"La madre de Dante", de Ángelos Sikelianós

Pintura de Heinrich Vogeler


LA MADRE DE DANTE

"Como vacía, en su sueño le pareció Florencia,
         cuando despuntaba el alba,
y que, lejos de sus amigas, en soledad,
         erraba por las calles.

Y tras ponerse su vestido nupcial de seda,
         y los velos de lis,
vagaba por las encrucijadas, y en el sueño
        le parecía nueva cada calle.

Y en los cerros que bañaba un aura matinal de primavera,
        como enjambres  lejanos,
lentos y hondos doblaban los agonizantes campanarios
        de las ermitas.

Y de pronto, como si se encontrara dentro de un jardín,
        en el aire  más blanco,
de un jardín vestido de novio, y lleno de naranjos y manzanos,
       de una punta a la otra...,

y mientras la arrastraban las fragancias, le pareció acercarse
      a un alto laurel,
en el que un pavo, saltando de peldaño en peldaño,
      subía hasta su cima.

Y alargaba su cuello a una y otra rama
       rebosante de bayas,
y se comía una, cogía otra y la tiraba al punto
       desde la rama al suelo.

Su delantal bordado, alzó involuntariamente
       en la sombra, hechizada,
y he aquí que al instante se le hizo pesado, cargado
       de rizadas bayas".

                           *
Del esfuerzo del alba reposó así un momento,
       en una  nube fresca-
y sus amigas, alrededor de la cama, estaban esperando
       para acoger al niño.

               (Ángelos Sikelianós, de Epinicios. Traducción de Ramón Irigoyen)

[Selección de la profesora Mercedes Ortiz]


Versión original en griego:

Η ΜΑΝΑ ΤΟΥ DANTE

" Η Φλωρεντία σα νάδειασε , της φάνη μέσ' στον ύπνο της,

το χάραμα ως αρχίζει,

κι από τις φιλενάδες της μακριά, τους δρόμους μοναχή
να σιγοσεργιανίζει.

Το νυφικό της φόρεμα φορώντας το μεταξωτό,
τα πέπλα τα κρινάτα,
τα σταυροδρόμια εγύριζε και στ' όνειρο της φάνταζε
καινούργια η κάθε στράτα.

Κι από τους λόφους πόλουζεν αχνό ανοιξιάτικο αυγινό,
σα μακρινά μελίσσια
αργόηχα τα καμπαναριά ξεψυχισμένα αχούσανε
βαθιά , στα ερημοκλήσια.

Και ξάφνου, ωσά να βρέθηκε σε περιβόλι ανάμεσα,
μέσα στον άσπρο αέρα,
ντυμένο στα νυφιάτικα, με νερατζιές και με μηλιές
γεμάτο, πέρα ως πέρα,

κι όπως τη σέρναν οι ευωδιές, ένα ψηλό δαφνόδεντρο
της φάνη να ζυγώνει,
που στην κορφή του ανέβαινε, σκαλί πηδώντας το σκαλί
απάνου, ένα παγόνι΄

και κείνο λύγας το λαιμό στο 'να και στ' άλλο το καλδί
δαφνόκουκα γεμάτο,
κ' ένα έτρωγε, ένα τόπαιρνε κι από τον κλώνο τόριχνε
γοργό στο χώμα κάτω,

την κεντημένη της ποδιάν εσήκωσεν αθέλητα
στον ίσκιο, μαγεμένη,-
και να , σε λίγο εβάραινεν απ' τα σγουρά δαφνόκουκα
μπροστά της φορτωμένη."

Απ' της αυγής τον κάματο, έτσι αναπαύτη μια στιγμή,

μέσ' σε δροσάτο νέφος-
και γύρα οι φιλενάδες της απ' το κρεβάτι επρόσμεναν

για να δεχτούν το βρέφος!



Ángelos Sikelianós (1884-1951) fue el primer escritor griego en ser nominado para el premio Nobel, en 1949.

    Sikelianós nació en Lefkada, donde pasó su infancia. En 1900 ingresó en la Facultad de Derecho de Atenas, pero no se graduó. Los años siguientes viajó mucho y se dedicó a la poesía. En 1907, se casó con la estadounidense Eva Palmer, en aquel momento estudiante de arqueología en París; una mujer de familia acomodada y espíritu libre, con la que pese a divorciarse más tarde, mantuvo siempre una buena relación. Se casaron en Estados Unidos y se trasladó a Atenas en 1908. Durante ese período, Sikelianós entró en contacto con los intelectuales griegos, y en 1909 publicó su primera colección de poemas, Alafroískïotos (El visionario), que tuvo un impacto inmediato y obtuvo el reconocimiento de la crítica.

     Muy amigo de Nikos Kazantzakis, los dos escritores eran almas gemelas, pero también muy diferentes en sus respectivos puntos de vista sobre la vida. Sikelianós era un hombre de mundo, lleno de optimismo, y con una fe inquebrantable en sus habilidades como escritor. Kazantzakis fue el taciturno y solitario, lleno de dudas y mucho más cerebral. Pero ambos compartían la preocupación de tratar de perfeccionar y elevar el espíritu humano a través de actividades artísticas.

     En mayo de 1927, con el apoyo de su esposa, principal acicate en este proyecto, organizaron el Festival de Delfos como parte de su esfuerzo general para la reactivación de la "Idea de Delfos". Sikelianós creía que los principios que dieron forma a la civilización clásica, actualizados, podrían ofrecer un nuevo modo de liberar al hombre. En este proyecto tuvo también la influencia de Isadora Duncan con su revolucionario concepto de la danza y el espectáculo que reivindicaba la naturalidad y la libertad de expresión ligada al clasicismo griego. El evento consistió en concursos olímpicos, un concierto de música bizantina, una exposición de arte popular, así como una representación de Prometeo encadenado. Se convirtió en un éxito y pese a la falta de asistencia del Estado, se repitió al año siguiente. Estos festivales fueron definitivamente abandonados debido a los costes excesivos de su organización. En honor a la memoria de Ángelos y Eva Sikelianós, el Centro Cultural Europeo de Delfos compró y restauró su casa en Delfos, que es hoy el Museo de los Festivales de Delfos.

    Durante la ocupación alemana, se convirtió en una fuente de inspiración para la resistencia del pueblo griego, sobre todo con el poema que recitó en el funeral del poeta Kostis Palamas. Fue él quien redactó la carta encabezada por la firma del Arzobispo Damaskinos, en la que defendía la vida de los judíos griegos apelando directamente a los alemanes. La carta fue firmada por muchos ciudadanos importantes griegos. En ningún otro país de Europa hay un documento similar de protesta contra los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

    Murió al beber accidentalmente un desinfectante en vez de un medicamento en 1951.


Obra: Su poesía es rica en giros del lenguaje, metáforas, métrica difícil y alusiones al pasado popular griego. Algunos críticos han dividido su obra en tres períodos muy marcados. El primero recoge la tradición popular griega y exalta la belleza del mundo y del hombre en una tendencia helenista muy clara. Se destaca la composición El visionario. Una segunda etapa está marcada por la idealización de la poesía como salvadora de la humanidad, al tiempo que intenta fusionar el helenismo con el cristianismo. Pertenecen a este momento los poemas Prólogo a la vida, Testamento délfico y Discurso délfico. La última etapa se caracteriza por la popularización de los clásicos griegos, con la traducción al griego moderno de Sófocles y Esquilo, así como con la promoción de la representación de las obras del teatro clásico en el teatro de Delfos. Escribe las tragedias Cristo en Roma, La muerte de Digenís, Dédalo en Creta y La Sibila.


El poema elegido trata sobre el nacimiento del escritor Dante Alighieri (1265-1321), autor de la Divina Comedia. Según cuenta Boccaccio (1313-1375) en su Vida de Dante, la madre de este, Gabriella (Bella) degli Abati  (muerta en 1270, cuando el escritor contaba con cinco o seis años de edad), antes de dar a luz tuvo una visión  de su hijo nacido cerca de una fuente, bajo un laurel, lo que fue interpretado como un presagio de la futura gloria de Dante. De esta composición   ha escrito Ramón Irigoyen que "es el poema más bello que se haya escrito nunca sobre el parto de una mujer y el más recomendable para aficionados a la poesía en general" y lo considera "uno de los logros más geniales de toda la poesía griega moderna".